futuro

Recientemente he leído sobre el futuro del marketing: para muchos necesariamente debe concebirse unido a la tecnología pero sin olvidar el pasado, y yo estoy de acuerdo con esto, aunque lo difícil es definir cómo.

Cuestionarse este tema es obligatorio para quien vende o ayuda a otros a vender, porque los nuevos tiempos son ante todo inciertos y cambiantes a ritmo de vértigo, y cada vez más complejos de asimilar desde el punto de vista práctico de la empresa.

Uno de los principales motivos de esta incertidumbre tiene que ver con la interdisciplinariedad porque si bien antes determinados ámbitos del conocimiento se entremezclaban, ahora todo afecta, todo se combina (neurociencia, lingüística, robótica, branding…) para generar no se sabe bien qué desde el punto de vista de la oferta y eso, necesariamente, tiene un coste.

Otra cuestión que, a mi juicio, no va a quedar inmune tiene que ver con la forma en que se va a segmentar al público objetivo, porque la personalización y la flexibilidad no siempre casan bien con la rentabilidad. Querer llegar a todos de uno en uno no es algo tan sencillo de ejecutar si se desea hacer bien, a pesar de los proyectos basados en big data e inteligencia artificial.

Por último, y en cuanto a la analítica, ¿ cómo abordar esta cuestión tan necesaria y tan extraña para la mayor parte? Con el punto de vista de siempre no se obtienen nuevos resultados, así que habrá que formarse/prepararse para ir adquiriendo “visión diferenciadora” y eso tendrá que llegar nuevamente, recurriendo al pasado…

La visión es el arte de adivinar lo que otros no adivinan

Dejo ahí una reflexión para compartir…Te animas?

 

 

El futuro del marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *